La ignorancia, el caos y el pensamiento persistente

Este es nuestro tiempo. Este en el que los avances tecnológicos y la diversidad de las actividades humanas están aproximando –a niveles no conocidos antes- las civilizaciones, las culturas, los sistemas de creencias y de justicia, y a la vez las ambiciones, las diversas formas de delincuencia o destrucción y las contradicciones explosivas del planeta.

Así que es un tiempo favorable para el reinado de la ignorancia. La que campea, por ejemplo, en este foro sin precedentes que es la Internet, donde los pensamientos sistemáticos, los criterios de verdad y el humanismo parecen acallados por los ruidosos aludes de especulación y anticiencia, o la instantaneidad y nimiedad de las redes.

Pero con éstos llegan también sistemas de pensamiento alternos, que se  forman al contacto de las civilizaciones, donde tienen cabida antiguas y nuevas sabidurías, convenciones, ceremonias, rituales, convenios, tratados e instituciones, que se formaron durante milenios para vencer desafíos pasados, presentes y futuros tales como el individualismo, la soledad, la agresividad y los conflictos; o las amenazas y catástrofes de un mundo en cambio permanente y caótico.

Estas sabidurías y desarrollos renovados del pensamiento, sobre todo los articulados en torno a la ciencia humanizada, deberán convertirse, poco a poco, en el sustrato sobre el cual florezcan las nuevas formas de humanidad, en respuesta a los desafíos derivados de la crisis civilizatoria (crecimiento demográfico, deshumanización, deterioro de las bases de la vida…).

De ahí que sea más urgente que nunca el respeto y el cultivo de la herencia cultural ligada a la supervivencia de las sociedades y la biosfera, debido a su carácter frágil. Su destrucción puede ser fatal, como se ha visto recientemente en distintas zonas regiones del mundo: rota la frágil paz, se abrió la “caja de pandora” de los males y hoy estos se esparcen sin control por el planeta dejando su rastro de barbarie, desterrados y ecocidio.

Estas son algunas de las ideas que dan sentido a ECOANTHROPOLOGY. Y que explican por qué persistimos en su presentación a pesar de la frivolidad, la apatía, el ruido o las imprevistas interrupciones.

 
Editor
Ecoanthropology
16.1.5
June 2016
Mo Tu We Th Fr Sa Su
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 1 2 3